Colapsa negociaciones de la OMC en Argentina

La Vía Campesina y sus aliados exigen contundentamente el FIN de la OMC y del sistema comercial de los TLC


26 de diciembre 2017: En el marco de la “Semana de acción 2017 en contra de la 11va conferencia ministerial (MC11)” en Argentina, unos cien delegados y delegadas de La Vía Campesina provenientes de la red global de movimientos campesinos, junto con organizaciones aliadas, se reunieron en Buenos Aires a principios de mes para exigir el fin de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y su régimen de liberalización del comercio global.

Frente al resultado de la 11va conferencia ministerial, considerada un “fracaso total”, La Vía Campesina festeja este impasse y a la vez convoca a todos los movimientos a permanecer en alerta. Los negociadores de la liberalización del comercio continuarán buscando maneras de atacar a la agricultura campesina, la pesca tradicional y la soberanía alimentaria, ya sea a través de la OMC o de tratados de libre comercio (TLC). En lugar de proponer reformas o alteraciones en las reglas de la OMC, La Vía Campesina siempre se mantuvo, y se mantiene, firme en su posición de rechazo a esta institución.

En 2003, a las puertas de la sede de la conferencia ministerial de la OMC en Cancún, México, cuando nuestro compañero y campesino coreano Lee Kyung Hae se inmoló acuchillándose, sostenía en sus manos un cartel que rezaba: “La OMC Mata Campesinos”. Durante nuestra semana de acción en Buenos Aires recordamos sus palabras y prometimos que su vida, junto con las de innumerables campesinos que se han sacrificado al altar del libre comercio, no se habrá perdido en vano. Continuaremos resistiendo y no nos detendremos hasta que tanto la OMC como el neo-liberalismo hayan sido totalmente desmantelados.

El fracaso de la MC11 ha reforzado nuestra postura de que la OMC es anti-democrática, no tiene legitimidad, y que solamente promueve los intereses del gran capital a costa de las y los campesinos, trabajadores y trabajadoras rurales, pueblos originarios, pescadores y la madre tierra. El borrador sobre agricultura fue escrito de una manera completamente anti-democrática por solo un puñado de estados miembro y sin ninguna legitimidad.

El punto central para los países en vías de desarrollo y las y los campesinos en esta conferencia ministerial fue el mantenimiento de reservas públicos de alimentos que sostiene la soberanía alimentaria de cada Estado. Es decir, el derecho soberano de un país a mantener reservas públicas de comida para alimentar a su población. Estas reservas a menudo son abastecidas por pequeños agricultores del país y por ende los programas públicos de mantenimiento de reservas constituyen un sustento importante para familias de economías vulnerables y comunidades campesinas alrededor del mundo. Estos programas deben multiplicarse y aumentar su alcance en todo el mundo para lograr la soberanía alimentaria. Pero para las reglas de la OMC, estas reservas y subsidios son distorsiones comerciales.

En la conferencia ministerial de la OMC en Bali (2013), las naciones decidieron incluir una “cláusula de paz” hasta que se encuentre una solución definitiva1. Esta cláusula de paz era problemática debido a las numerosas condiciones que la regían. Lograr una solución definitiva e incondicional era una de las demandas centrales de los países en desarrollo en Buenos Aires. Sin embargo, EEUU simplemente se rehusó siquiera a mencionar una “solución definitiva” en la MC11, faltando así a sus propias promesas en Bali. Luego de una intensa disputa, no se generó ninguna respuesta definitiva y aún no hay fecha límite pautada. Por el momento, las naciones continuarán sosteniendo la clausula de paz. Las confrontaciones en la MC11 dejan en evidencia que los países desarrollados no quieren que los países en desarrollo implementen programas de bienestar social destinados a mejorar la vida de las personas más empobrecidas económicamente y de las comunidades campesinas.

Luego de participar de múltiples protestas, debates y discusiones en la Cumbre de los pueblos, así como deacciones directas en contra de la OMC y los TLC en la sede de la MC11, La Vía Campesina reitera su compromiso a derrotar a la OMC donde sea que busque mostrar su horrible cabeza. Advertimos, sin embargo, que un incremento en el número de tratados de “libre comercio” (TLC), tanto bilaterales como interregionales, es una amenaza tan grande como la moribunda OMC. Debemos permanecer alertas en nuestra lucha por soberanía alimentaria, exigiendo entre otras cosas más y mejores políticas públicas que protejan y promuevan sistemas alimentarios liderados por campesinos y campesinas basados en los principios de la soberanía alimentaria.

En el 2018 y más allá, la OMC continuará amenazando la agricultura campesina y la soberanía alimentaria. Por eso, nosotros, La Vía Campesina, continuaremos luchando intensamente contra las amenazas de la OMC, los TLC y quien sea que exija liberalizar el comercio. Lucharemos por el derecho de los pueblos a la soberanía alimentaria.

¡POR LA SOBERANÍA ALIMENTARIA!

¡FUERA OMC DE LA AGRICULTURA!

LA VIA CAMPESINA

—————————————————————————————————-

PARA CONSULTAS DE PRENSA

  • Francés: Claude Girod – Confederación Campesina, La Vía Campesina, Francia. (54) 91121824509

  • Inglés: Kim Jeong Yeol – Asociación de Mujeres Campesinas de Korea – Comisión Coordinadora Internacional – La Vía Campesina, Korea. (54) 91138781935

  • Español: Deolinda Carrizo – Movimiento Nacional Campesino Indígena – Cloc – Vía Campesina, Argentina. (54) 91133489316

  • Nury Martínez – Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria – Fensuagro – Comisión Coordinadora Internacional – La Vía Campesina, Colombia.

PARA MÁS INFORMACIÓN
viacampesina.org |facebook.com/viacampesinaofficial |@via_campesina

1 La cláusula de paz determinaba que incluso si un país en desarrollo entregaba subsidios que superaran el 10% de la producción (basado en la absurda formula del Acuerdo sobre agricultura que utiliza valores de base de hace 30 años, de 1986-88, como precios de referencia), otros países no podrían impugnar esta acción hasta después del 2017